Volver

3 clases de imaginación dan como resultado la imaginación estratégica

| 5 Agosto, 2019 | 0 Comentarios
Imaginación estratégica

Por: Julio Matus Nakamura, PMP® – Certified LEGO® Serious Play Facilitator by The Association of Master Trainers in the LEGO® Serious Play Method.

¿Qué es la imaginación? Como seres humanos, tenemos la capacidad única de imaginar aquello que queramos, pero históricamente la imaginación ha adoptado distintas connotaciones lingüísticas y culturales. La gran variedad de usos del término nos lleva a pensar que podemos englobar todos ellos, en al menos tres categorías: Imaginación Descriptiva, Imaginación Creativa e Imaginación Desafiante.

¿Aburrido de la rutina?

La imaginación descriptiva no sólo revela lo que esta sucediendo en el confuso mundo exterior, además nos permite entenderlo y visualizar nuevas posibilidades y oportunidades. Es lo mismo pero presentado de forma diferente.

Es la imaginación descriptiva la que nos permite ver el mundo tal y como es. Nos permite identificar patrones, así como encontrar y catalogar los aspectos usuales con los que desciframos algunos datos que nos rodean. Esta habilidad para reflejar el mundo es fundamental en la gestión estratégica. Modelar las 5 fuerzas de Porter, una cadena de valor, una matriz de cuadrantes, todos son ejemplos que invocan nuestra imaginación descriptiva. Agregando estructura a la información, es como usamos la imaginación descriptiva. El uso de metáforas, generar mapas mentales y centrarnos en patrones repetitivos son formas de desarrollar nuestra imaginación descriptiva.

¿Piensas fuera de la caja?

La imaginación creativa nos permite ver lo que no esta presente ni en el mundo interior, ni en el mundo exterior.

Solo con la imaginación creativa podemos generar posibilidades nuevas a partir de la combinación, transformación o mezcla de 2 o más objetos o conceptos. La creatividad es fundamental en el proceso de generar nuevas soluciones o productos y con frecuencia esta asociada a estrategias innovadoras. Debemos ser cuidadosos con la imaginación creativa a la hora de ver las realidades posibles y la fantasía para poder crear una realidad y no caer en el terreno de lo imposible. Combinar dos palabras, pensar en un nuevo concepto a partir de dos o mas conceptos, fusionar conceptos específicos de industrias distintas, son ejemplos de cómo ejercitar nuestra imaginación creativa.

¡Al infinito y más allá!

La imaginación desafiante usa recursos como la deconstrucción, el sarcasmo e incluso la irreverencia pues derriba todas las reglas y prácticamente se trata en resumidas cuentas de comenzar desde cero en una hoja en blanco.

La imaginación desafiante es totalmente diferente a las demás pues nos estimula a negar, difamar y contradecir. Es necesario tirar todo y volver a empezar; lo cual nos permite ver lo decepcionante, absurdo y lo indignante que frecuentemente esta presente en nuestra vida diaria. El riesgo inherente es no tener nada nuevo que desarrollar, describir o plantear en la hoja en blanco una vez que has tirado por la borda todo lo que había en ella.

Tom Peters, Gary Hamel y Scott Adams son ejemplos de cómo usar la imaginación desafiante, si no los ubican, Scott Adams es el creador de Dilbert por ejemplo.

Ser sarcástico, usar o crear paradojas y cuestionar la autoridad son formas de desarrollar nuestra imaginación desafiante… pero tengan mucho cuidado.

¿Qué aprendí?

Conociendo los pros y contras de cada una de las 3 clases de imaginación, podemos ver que la imaginación no solo es positiva pues la imaginación desafiante suele ser totalmente negativa por su efecto social, pero todas ellas sin lugar a duda generan una gran aportación a la humanidad.

El proceso que surge de la combinación compleja de estas 3 clases de imaginación, da como resultado la Imaginación Estratégica. Es muy complejo observar directamente cómo se lleva la interacción de las 3 imaginaciones, lo que si podemos observar es la dinámica social que se manifiesta entre quienes desarrollan este tipo de imaginación.

Esta dinámica social la podemos dividir en tres categorías:

  1. La construcción de conocimiento basado a partir del juicio experto.
  2. El significado compartido que emerge de dicho conocimiento.
  3. La transformación de identidad con la asimilación del nuevo conocimiento.

Conclusión

La gran pregunta es cómo podemos hacer surgir la imaginación estratégica, bien, pues una sencilla forma de hacerlo es con dinámicas haciendo uso de  LEGO® o bloques de construcción para facilitar dinámicas que inspiren. La Imaginación Descriptiva, Creativa y Desafiante surgen de los equipos para crear grandes estrategias.

¡Lo importante es no dejar de imaginar si queremos hacer al mundo progresar!

Comentarios

comentarios