Volver

Auténticamente disruptivo

| 27 abril, 2021 | 0 Comentarios
Papa Francisco

Por: Leandro Herrero, MD

Traducido y adaptado por: Jorge Valdés Garciatorres, MDO, PMP

El Papa Francisco ha introducido la disrupción. El jefe de la Iglesia católica de 1.200 millones de personas vive en un apart-hotel de una habitación, hace comentarios diarios fuera de lugar, no habla inglés y se enfada mucho con el alto funcionario del Vaticano que se jubila y que le ha arreglado un bonito ático. En 2013, triplicó el número de visitantes a sus audiencias, en comparación con su predecesor.

En Israel, rompe el protocolo (y la seguridad) y reza no solo en el Muro de Jerusalén, el lugar de oración judaico más sagrado, sino también en el otro muro: el no tan sagrado, el de separación que divide Israel y Palestina. Acaba invitando a los primeros ministros israelí y palestino al Vaticano, no para conversaciones de paz, («eso sería una locura por mi parte», dice), sino para rezar juntos, en su casa.

Ha conseguido aparecer en la portada de la revista Time y también en una destacada revista gay, como «Persona del Año».  En las paredes de Roma hay grafitis que lo dibujan como un Superman volador con túnica blanca.

La versión inglesa de su primera Carta a los Fieles, que tiene la extensión de un panfleto manifiesto, y que ni siquiera lleva el rango de Encíclica, (el documento pastoral «oficial» reconocido) ha vendido más copias que toda la colección de Encíclicas de todos los Papas anteriores (para deleite del enfermo editor británico).

Vuelve loca a la rama conservadora de la Iglesia Católica, porque se supone que los Papas deben ser muy cuidadosos con lo que dicen, y se espera que utilicen un lenguaje teológico profundo, no que hablen como el cura de su barrio en su servicio dominical.  Los liberales tampoco saben qué hacer con él porque no va «tan lejos como esperaban». Los ateos dicen que es alguien con quien vale la pena hablar y le llaman ‘impresionante’ en sus comentarios de Twitter. Los cínicos, una categoría que abunda, gracias a la historia moderna de los giros y a la erosión de la confianza en los políticos y en la vida pública en general, dicen que «seguramente, debe ser falso».

Yo tengo dos hipótesis. La primera: que es todo un spin, calculado, manipulador de los medios de comunicación, maquiavélico extraordinario, un gran vendedor, gestor de relaciones públicas natural. Esto es lo que dicen algunos. El problema con esta hipótesis es que el spin, tal y como lo conocemos, tal y como lo practican los políticos y los personajes públicos, necesita una buena maquinaria de relaciones públicas detrás. El Vaticano tiene el peor sistema de relaciones públicas del planeta. El Jefe de Comunicaciones del Vaticano, un compañero jesuita, parece ser a veces el último en saber lo que el Papa planea decir. Así que, o bien el Papa Francisco tiene habilidades sobrenaturales y divinas para las relaciones públicas, en cuyo caso es de facto un Hombre-Orquesta-Spin  -un escenario muy improbable- o esta hipótesis simplemente no se sostiene.

Hipótesis número dos. El hombre es auténtico. Habla y actúa de acuerdo con lo que piensa y cree. Lo que se ve y se oye es él. Y como él mismo es 100% «auténtico», ¡esto resulta ser muy perturbador!  La autenticidad es perturbadora porque nuestras expectativas son bajas. En un mundo falso, lo auténtico es inesperado y a veces problemático.  La verdadera idea disruptiva es ser uno mismo.

Creo que, en el liderazgo, la autenticidad gana la batalla. Puede ser difícil de creer, pero los veraces, los genuinos, los auténticos, los honestos y los humildes tienen ventaja en el mundo actual. En las organizaciones, tener el valor de ser uno mismo, no el hombre de la empresa, no el hombre del sí, no el hombre del no, no el ciudadano falso, sino simplemente uno mismo, puede ser el tipo de disrupción que necesitamos.  A los líderes de las empresas les vendría bien deshacerse de sus uniformes, de sus disfraces, de sus capas de maquillaje social protector, y probar el camino de Francisco. Quién sabe, puede que eso solucione gran parte del desarrollo del liderazgo que se necesita.

_______________

Para ver el articulo original por favor da clic en esta liga

© The Chalfont Project Limited 2021. All rights reserved

All articles supplied by [The Chalfont Project Limited] whether by access to digital resources or directly to any individual or company (collectively “the Content”) are copyright The Chalfont Project Limited. Copying, reproducing, distributing, modifying, or transmitting the Content or any part of the Content is prohibited. Other than as expressly granted to any person or organization, no rights over the Content are granted or implied. “Viral Change™” is a registered trademark of The Chalfont Project Limited (TCP). The Chalfont Project has granted permission for Proyectum to publish material in Spanish on their company Blog. Material must be represented in its original form and clearly marked as copyrighted material. No other licenses or permission for use or publication is allowed or implied by this agreement.

Comentarios

comentarios