Volver

El estado de Flow representado en la película Soul

| 14 enero, 2021 | 0 Comentarios
Estado de Flow

“Se me pasó el tiempo volando”, una frase que seguramente has dicho después de haberte concentrado totalmente en una actividad. Después de haber entrado en un estado de inmersión total que el tiempo desapareció.

Aproveché los días con menor carga de trabajo entre la Navidad y el inicio del año nuevo para ver Soul, la nueva película de Pixar. Dentro de todo lo bueno que tiene la película, me llamó la atención el hecho de que abordarán el tema de “flow”, también llamado “estado de flujo” o “la zona”.

Te invitó a qué continúes leyendo este artículo donde te explico más sobre el estado de flow, cómo puede ayudarte en tu trabajo y cómo podemos alcanzarlo con algunas recomendaciones.

¿Qué es el estado de flow?

En la película Soul se menciona el tema del estado de flow. Mientras veía la película mi mente comenzó a tratar de recordar dónde había visto el tema antes. Recordé que se aborda en el libro de Sir Ken Robinson, “El Elemento”.

Al buscar en el mencionado libro, me encontré con que el autor se refiere al estado de flow como “La zona”. “Vivimos el momento. Nos perdemos en la experiencia y damos lo máximo de nosotros mismos. Nuestra respiración cambia, nuestra mente se funde con nuestro espíritu…”, menciona Robinson en el libro.

Al leer esto, y si ya viste la película Soul, nos remitimos a los momentos en que el protagonista de la historia entra en su “zona” y “su mente se funde con su espíritu. Eso es el estado de flow.

También en el libro “El elemento”, se menciona a Mihaly Csikszentmihalyi, toda una figura en el mundo de la psicología y un pionero en tratar de comprender la felicidad, la creatividad y el estado de flow. Csikszentmihalyi, publicó en 1990 el libro “Flow: La psicología de la experiencia óptima”.

Se puede considerar a Mihaly Csikszentmihalyi como el artífice de flow, ese momento creativo en el que una persona está completamente involucrada en una actividad por sí misma.

Si estás interesado en profundizar en el tema te invito a ver “Flow, el secreto de la felicidad”, una conferencia TED impartida por el mismo Mihaly Csikszentmihalyi.

¿Cómo me puede ayudar el estado de flow en mi trabajo?

El estado de flow te lleva a la mejor versión de ti mismo. Un estado donde el tiempo se siente de forma distinta, donde una hora pueden parecer 20 minutos. Todos quisiéramos entrar en ese estado apasionante al momento de trabajar en el día a día. Sin embargo, pareciera difícil de llegar a él.

De acuerdo con datos publicados en Fast Company en el 2014, el 71% de los trabajadores estadounidenses están desconectados. “La persona de negocios promedio pasa menos del 5% de su día en estado de flow”, menciona la publicación. Complementa que, si en lugar del 5% se pasará al 15%, la productividad en el trabajo aumentaría.

Esto quiere decir que entramos en “la zona” o en “flow” a diario. Cuando lo hacemos, la productividad aumenta, es más probable que experimentemos satisfacción por lo que hacemos, que resolvamos los problemas que se presenten, que superemos los miedos e incluso, que logremos influir positivamente en otros. Para algunos, encontrar su estado de flujo incluso puede ayudarlos a orientar su carrera.

Entrar en estado de flow trae beneficios importantes para nuestro trabajo, así que, ¿Cómo podemos alcanzar este ansiado estado?

¿Cómo alcanzar el estado de flow?

Todos quisiéramos entrar en esa zona donde nos concentramos tanto en el presente que pareciera que el tiempo se comporta de forma distinta y avanza más rápido. La buena noticia es que nosotros podemos llegar a controlar en qué momento alcanzar el estado de flow. A continuación, unas recomendaciones.

Definir un propósito

Tener claro un objetivo trae enfoque y orden al conocimiento. Desde mi muy personal punto de vista deberíamos tener un gran propósito, lo que los conocedores llaman un Propósito de Transformación Masiva (MTP), algo así como tu propósito de vida, que determine el por qué haces las cosas.

Cuando tenemos claro nuestros más profundos intereses, nuestra energía natural nos inspira a la acción. ¿Recuerdas cuál era este gran propósito de Joe Gardner, el protagonista de la película Soul?

Así como es importante tener este gran propósito definido, también los objetivos de las actividades del día a día deben ser claros para poder enfocarnos. Visualizar lo que lograrás al enfocarte en una tarea te ayudará a entrar a la zona. Por ejemplo, terminar un reporte o realizar la planificación de tu siguiente proyecto.

Identificar en qué momento alcanzas el estado de flow

El estado de flow es algo que nos sucede a todos. Si queremos dominar el arte de entrar en el ansiado estado, para que sea algo provocado por nosotros y no solo por casualidad, debemos ser conscientes de cuándo y en qué condiciones es que logramos entrar.

Parece contradictorio, para entrar en ese estado de flow, donde pierdes la autoconciencia y pareciera que trabajas en piloto automático, primero debes ser consiente de las condiciones que te llevan ahí.

Si tienes recuerdos de cuando estuviste tan concentrado en una actividad que el tiempo se fue volando, toma nota de las actividades que estabas haciendo, dónde estabas, si era de día o de noche, si tuviste distractores frecuentes, etcétera. Todo esto para después tratar de recrear las mismas condiciones e intentar entrar en tu estado de flow.

Asumir riesgos

El estado de flow va muy bien con los riesgos y los desafíos. Cuando se te presenta un desafío, es probable que tus conocimientos y habilidades se enfoquen en superarlo. Si el desafío está por encima de tus capacidades, te veras obligado a aprender más. Por el contrario, si no representa un desafío para ti y es más bien algo sencillo, es más probable que pierdas el enfoque y que no fluyas.

Los practicantes de los deportes extremos son mencionados a menudo como ejemplo de personas que logran entrar en este estado. En gran parte se debe a que su necesidad de concentrarse para no cometer un error, que potencialmente los lleve a tener una lesión o algo peor, se convierte en un catalizador para entrar en estado de flow.

Tu trabajo seguramente no requiere que te aventures en una actividad extrema, lo cual está muy bien, a pesar de eso, tú puedes asumir riesgos, por ejemplo, proponiéndote para dirigir un proyecto importante o experimentar nuevas formas de ejecutar tu trabajo cotidiano.

Un mensaje final

El estado de flow representado en la película Soul me volvió a recordar lo interesante que puede resultar esta especie de realidad alternativa. Escribir acerca del tema me permitió conocer que existen un mar de información al respecto y, sobre todo, que podemos llegar a “la zona” si así lo deseamos y con un poco de práctica.

Deseo que en este año que tenemos por delante tu trabajo te permita experimentar constantemente este estado de flow.

Referencias:

FastCompany.com

Ideas.Ted.com

Medium.com

VeryWellMind.com

Comentarios

comentarios