Lider Agil 3 acciones
Comments: 0 0

Las 3 acciones que te faltan para ser el líder ágil que espera tu equipo

Se habla mucho del liderazgo ágil en las organizaciones, pero pocos se detienen realmente a analizar lo que esto implica. Adicional a las muchas habilidades de liderazgo, como la capacidad de guiar, motivar y dirigir un equipo, en este artículo te comparto 3 acciones que te faltan para ser el líder ágil que espera tu equipo.

El liderazgo “tradicional”

En la mayoría de las organizaciones, se asume que el liderazgo es solamente para ciertas posiciones o roles. Estos roles comúnmente ejercen micro gestión, manteniendo el mayor control posible, monitoreando constantemente al equipo y tomando prácticamente todas las decisiones.

Las personas que asumen este tipo de liderazgo se sienten bien con el control, el poder e incluso con el desafío de ser los principales responsables en el cumplimiento de los objetivos.

El liderazgo ágil

Los enfoques ágiles enfatizan el liderazgo de servicio. Un tipo de liderazgo que se enfoca en empoderar a los equipos.

Este tipo de liderazgo deja de lado el protagonismo y en cambio busca servir al equipo, abordando sus necesidades y desarrollando a los miembros. Los líderes de servicio practican e irradian la mentalidad ágil.

Es claro que es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica. El proceso para los líderes que buscan cambiar su enfoque de liderazgo, de uno tradicional por uno ágil, se enfrentan a muchos retos, tal vez el principal es asumir que esta transición se da por decreto, es decir, que no se tiene que trabajar o hacer mayor esfuerzo.

A continuación te comparto 3 acciones que debes realizar para realmente ser un líder ágil.

3 acciones que te faltan para ser el líder ágil que espera tu equipo

Comprender lo que la agilidad significa

Ser ágil no tiene nada que ver con aplicar un proceso o metodología. Se trata más de una reinvención de uno mismo desde nuestra forma de pensar. En este artículo hablo con mayor detalle de esto.

Los líderes serán los primeros en comprender a cabalidad que es el agilismo y aplicar sus principios, valores y toda la filosofía que está detrás, como el Pensamiento Lean.

Si no comprendes lo que la agilidad significa es posible que caígas en comportamientos del liderazgo “tradicional”, como querer tener el control de todo y no valorar a los miembros de tu equipo.

Proveer un ambiente seguro

Es fundamental facilitar la creación de un ambiente seguro en donde los equipos se sientan cómodos para expresarse libremente, para aportar sus ideas y disentir si es el caso.

¿Por dónde empezar? Nuevamente te invito a comenzar por lo más básico. Contigo mismo. Te invito a que reflexiones sinceramente si tus actitudes y comportamientos con tu equipo son los mejores como para que ellos se sientan libres de expresarse.

En más de una ocasión he visto como las personas se asumen a sí mismos como líderes ágiles, pero es evidente su molestia cuando no comparten una idea del equipo.

Si en una reunión tu equipo no se siente libre de expresarse, mucho menos se va a atrever a cuestionarte esa pésima idea que quieres poner en acción.

Delegar la toma de decisiones

Como lo mencioné anteriormente, al líder “tradicional” le gusta tener el control y obviamente pedirle que lo ceda al equipo no es tarea fácil.

Si es tu caso, primero te recomiendo que analices a tu equipo, seguro cada uno de los miembros es una persona con capacidades de sobra, por algo está en tu equipo.  Además de las capacidades más obvias que logras identificar a primera vista, ve un poco más allá, te aseguro que te sorprenderás con las capacidades que desconocías que tenía tu equipo.

Puedes delegar primero la toma de decisiones que no sean tan trascendentes. Pero de verdad permite que tu equipo tome la decisión. Seguro habrá muchas decisiones que serán diferentes a la que tú hubieras tomado, pero no cambies la decisión que ya tomó el equipo. Por supuesto que puedes darles retroalimentación, es parte de tu trabajo como líder servicial, y decirles cómo lo hubieras abordado tú y por qué. Pero deja que el equipo experimente tomando sus decisiones, que falle y que aprenda.

Conclusiones

Si reflexionas a conciencia estas 3 acciones, es probable que te des cuenta que tienes trabajo por hacer. Eso es bueno. Lo importante es que no des por hecho que ya eres un líder ágil. Siempre hay cosas que aprender, que mejorar y sobre todo, hay cosas en las que debemos darnos cuenta que no somos tan buenos como creemos.

Nuestros equipos estarán dispuestos a hacer cosas grandes, a promover la agilidad, a tomar proyectos más desafiantes, siempre y cuando se sientan respaldados por un verdadero líder ágil.

Para conocer más de este tipo de liderazgo te invito a consultar el tema en nuestro Knowledge Center. También puedes iniciar o profesionalizar tus conocimientos en agilidad con nuestros diversos cursos que ponemos a tu disposición.

Referencias:

Webinar: Agile Leadership – El rol del líder en una transformación digital, Héctor Pérez y Guisela Villatoro, Proyectum Guatemala, 2021

Comentarios

comentarios

Volver