Dolor social
Comments: 0 0

¿Qué es el dolor social y cómo afecta a la dirección de proyectos?

Como director de proyectos te esfuerzas para seguir desarrollando habilidades que te permitan conseguir mejores resultados. En este artículo sobre el dolor social y cómo afecta a la dirección de proyectos, descubrirás un elemento de dolor que quizá no conocías y la influencia que puede tener en tus proyectos.

El dolor se describe como una experiencia desagradable, sensorial y/o emocional. Puedo asegurar que todos hemos experimentado lo que es el dolor. También puedo imaginarme que al ver la palabra dolor es probable que la relaciones con un dolor físico, pero… ¿Qué es el dolor social?

¿Qué es el dolor social?

De acuerdo con investigaciones en neurociencia, y tratando de resumir, podemos describir al dolor social como esos sentimientos que experimentamos cuando sentimos una desconexión social con quienes nos rodean. Si hablamos en el plano laboral, estos pueden ser nuestros compañeros de trabajo o superiores.

Cuando nosotros percibimos exclusión o rechazo por parte de personas o grupos de personas con las que deseamos relacionarnos, estamos experimentando el dolor social. Esto puede suceder, por ejemplo, cuando alguien nos desvaloriza, no aceptan nuestra opinión, nos rechazan, nos dan una retroalimentación poco favorable o nos evalúan negativamente, eventos que llegan a ser comunes en el lugar de trabajo.

Adicional a esto, algo igual de interesante es el hecho de que, tanto el dolor social como el físico, son procesados por nuestro cerebro de la misma manera.

¿Cómo afecta el dolor social a la dirección de proyectos?

Seguro ya te estás imaginando el impacto que tiene el dolor social con la dirección de tus proyectos. Al momento de que nuestro cerebro no alcanza a percibir si es dolor social o físico, tiene el potencial de reducir significativamente nuestra capacidad para trabajar. Lo mismo sucede con los miembros de nuestro equipo de trabajo.

Todos hemos experimentado un dolor físico durante una jornada de trabajo y es claramente perceptible que no funcionamos igual. Lo mismo ocurre con el dolor social. Es como si nuestra mente se pusiera a la defensiva contra ese dolor y eso hace que nuestro funcionamiento cognitivo y emocional no esté disponible al cien por ciento para nuestras labores.

“La valiosa energía cognitiva y emocional se desvía hacia la amenaza percibida. Nos volvemos menos capaces de evaluar y procesar los complejos problemas de alcance y de los interesados que caracterizan los proyectos grandes y de alto riesgo.”. Así lo menciona el artículo: La neurociencia y el líder servicial reduciendo los riesgos de proyectos complejos.

Tomar en cuenta el dolor social al momento de dirigir nuestros proyectos

Debemos tener claro que nuestro papel como directores de proyectos abarca también la interacción humana. Ese adecuado involucramiento de los interesados, incluidos nuestros miembros del equipo, son clave para lograr nuestros objetivos. Y en muchos casos, no le damos la importancia debida.

Como director de proyectos debes ser consciente de cómo las cosas que dices o haces afectan o pueden representar una amenaza para las necesidades sociales de las personas que tienes a tu cargo.

Estas amenazas sociales desencadenan el dolor social, lo que a su vez provocará una reducción de la capacidad de tu personal para realizar sus actividades en el proyecto.

Habilidades como la inteligencia emocional, que nos ayudan, entre otras cosas, a entender nuestras emociones para empatizar mejor con otras personas, deben volverse un requisito para cualquier director de proyectos.

La mejor comprensión de las estructuras emocionales y procesos neurológicos como el dolor social tienen el potencial de convertirte en un mejor director de proyectos.

Conclusiones

Los proyectos son entornos sociales, en los cuales, las interacciones entre individuos están implícitas. Conocer el dolor social nos ayuda a poner mayor atención en estas interacciones, no solamente dejando que sucedan, sino provocando las interacciones adecuadas.

Si no ponemos la atención debida en las interacciones, esto derivará en una desconexión social, que a su vez provocará dolor social, el cual consume la energía cognitiva y emocional que es un recurso necesario para llevar a cabo las actividades del proyecto.

Para seguir desarrollando tus habilidades como director de proyectos y poner mayor atención a temas como el dolor social y la inteligencia emocional, te recomiendo tomar el curso Disciplined Agile Senior Scrum Master, que te ayudará a optimizar la forma en que gestionas a tus equipos de trabajo, más información aquí.

Referencias:

PMI.org

elsevier.es

Comentarios

comentarios

Volver