Volver

Un pequeño error del que tanto aprendió Uber

| 4 Diciembre, 2018 | 0 Comentarios

En 2009, San Francisco, California, dos empresarios estadounidenses Travis Kalanick y Garret Camp diseñaron una aplicación que te enviaría un taxi al apretar un solo botón, precios accesibles y servicio de lujo que comienza su primer viaje en 2010 bajo el nombre de Uber.

Conforme su crecimiento comenzó, la diversidad dentro del negocio también, generando nuevas ideas y haciéndolas realidad con los inversionistas que satisfagan las necesidades de sus usuarios. Tal es el caso de UberRush, lanzado en 2016, lo que parecía ser una prometedora apuesta en la paquetería a través de bicicletas (tal como la película ‘Premium Rush’ con Gordon-Levitt). Se pensaba que podían ocupar el lugar de los empleados de entrega rápida ya sea de una florería, restaurante o simplemente llevar las llaves de un lugar a otro de una forma más cómoda e instantánea.

El plan parecía ir viento en popa hasta que, dentro de la misma empresa, comienza a generarse la idea de UberEats que, al crecer, ocupó el mercado que Rush estaba buscando. Además de la entrada de otra idea de negocio, la competencia directa tenía precios menores por lo que tampoco figuraba como favorito en el mercado. La mejor decisión que Uber pudo tomar fue cerrar ese negocio y dejarlo como un aprendizaje sobre conocer mejor a tu mercado y evitar el traslape de trabajo en otras áreas de la misma institución.

Ese mismo aprendizaje fue generado para mejorar los servicios que ya existían, escuchando aquello que los clientes pedían para estar más seguros o tener una mejor atención, tales como:

  • UberWAV: Autos con acceso para silla de ruedas y animal de servicio.
  • UberASSIST: Asistencia adicional de conductores certificados.
  • JUMP Bikes (San Diego y Seattle): Bicicletas sin estación y con asistencia eléctrica.
  • UberFREIGHT: Transporta cargas grandes a tu manera.
  • UberAIR (2023): Transporte aéreo entre suburbios y ciudades.

Si bien últimamente muchas empresas se han dedicado a diversificar sus servicios ha habido ocasiones como estas en las que los planes no salen conforme a lo pensado, sin embargo, dejan un gran aprendizaje que es tomado en cuenta para generar más y mejores negocios.

El éxito en la gestión requiere aprender tan rápido como el mundo cambia

-Warren Bennis

 

Sobre la autora: Carla León





Comentarios

comentarios