Cultura Heroica
Comments: 0 0

Una cultura heroica es una cultura enferma

Si la empresa sólo puede funcionar en modo heroico, llama al médico. Pero los héroes, individualmente, son bienvenidos.

Por: Leandro Herrero, MD

Traducido y adaptado por: Jorge Valdés Garciatorres, MDO; PMP

Todos conocemos y tenemos algunos héroes en nuestras organizaciones. Personas que intervienen, resuelven problemas, se ponen a disposición, recorren varios kilómetros más y, lo que es más importante, se hacen cargo de las crisis y se ocupan de ellas, se les pida o no.

También hay otra sensación y aspecto de algunos héroes: trabajan muchas horas, ponen a la empresa por encima de todo, sacan recursos y traen a la gente, normalmente también en las mismas largas horas. ¿Equilibrio vida-trabajo? ¿Qué es eso?

Otros héroes resuelven situaciones inéditas, se “matan” en el proceso, se apoderan de las crisis, sobre todo de las de los viernes por la tarde, ahorran mucho dinero a la empresa y aparecen en la portada de la revista de la empresa dándole la mano al director general.

El superhéroe, tipo señor ejecutivo, se deja llevar por la adrenalina, se adelanta normalmente para resolver algo drástico (“María, súbeme al vuelo de United de las 16:50 a Múnich”) y puede o no llevar a otros con él. Hay un tipo de héroe senior, el Salvador Volador, que es especialmente peligroso. He conocido (y sufrido) unos cuantos en mi vida. Causan estragos. No son nada sin una buena crisis. Así que son muy buenos creando una.

¿Quieres una empresa formada o dirigida por héroes? ¿Quieres una cultura de exceso de adrenalina, sin fines de semana, con largas horas de trabajo, una salud mental pésima y siempre resolviendo crisis? ¿Quieres una cultura en la que la gente diga “empiezo a las 8 de la mañana con reuniones y tengo una tras otra hasta las 6 de la tarde”? ¿Dicho no como una anécdota sino como la norma? ¿Una empresa de gente extraordinariamente ocupada? ¿Donde el “busy-ness” ha suplantado al “busi-ness”?

De hecho, mi definición original de héroe, con la que empecé más arriba – “Personas que intervienen, resuelven problemas, están disponibles, recorren varios kilómetros más y, lo que es más importante, se ocupan de las crisis” y se ocupan de ellas, se les pida o no- se acerca bastante a una definición de responsabilidad. Y eso es lo que quieres. Uno quiere este tipo de personas. Pero a veces llamamos “héroes” a las personas que tienen plena responsabilidad. ¿Qué tan malo es eso?

Haz tus deberes distinguiendo entre ‘héroes’ y ‘heroínas’. Bienvenidas sean las contribuciones individuales, heroicas y ocasionales. Pero si la ‘heroicidad’ se apodera del día a día, si no hay otra forma de dirigir la empresa que en modo héroe, tienes un problema. Llama al médico.

Comentarios

comentarios

Volver