Religion Disrupcion
Comments: 0 0

La Religión de la Disrupción se pierde: Lo que no va a cambiar, y cómo podemos capitalizarlo. (2 de 2)

Por: Leandro Herrero, MD

Traducido y adaptado por Jorge Valdés, MDO, PMP

“No hay nada permanente excepto el cambio.”

Heráclito de Efeso

En la entrega anterior compartí la sencilla idea de que los enfoques de la gestión del cambio a menudo pasan por alto un gran elefante en la habitación: ¿qué es lo que realmente no se puede cambiar? También mencioné que los argumentos a favor del cambio son mucho más fuertes cuando se indica lo que no se puede cambiar, lo que no se toca y por qué.

En uno de los periódicos del domingo me recordaron la opinión de Jeff Bezos sobre el cambio estratégico y comercial. Vale la pena reproducir el párrafo aquí:

Con mucha frecuencia me preguntan: “¿Qué va a cambiar en los próximos 10 años?” Casi nunca me preguntan: “¿Qué no va a cambiar en los próximos 10 años?”. Y yo sostengo que esa segunda pregunta es en realidad la más importante de las dos, porque se puede construir una estrategia comercial en torno a las cosas que son estables en el tiempo. En nuestro negocio de venta al por menor, sabemos que los clientes quieren precios bajos, y sé que eso va a ser cierto dentro de 10 años. Es imposible imaginar un futuro en el que un cliente se acerque y diga: “Jeff, me encanta Amazon, pero me gustaría que los precios fueran un poco más altos”, o “me encanta Amazon, pero me gustaría que las entregas fueran un poco más lentas”.

Al igual que en la “gestión del cambio”, el pensamiento y la planificación estratégicos a menudo se pierden ese momento Bezos. Por supuesto, esto puede ser descartado por muchos bajo la opinión de que todo eso suele estar implícito en el propio plan estratégico. Francamente, no es mi experiencia. Puede estar implícito y escondido pero apenas lo he visto bien articulado: esto no va a cambiar, esto no lo vamos a hacer.

La Religión de la Disrupción se equivoca. Mucha gente se lanza a la búsqueda sagrada de una especie de viejo Skype disruptivo o de un nuevo Uber disruptivo y, o bien se frustra, e incluso se siente fracasada cuando no lo encuentra, o se conforma con aportar una réplica disruptiva.

El pensamiento disruptivo, las ideas disruptivas y la innovación disruptiva no es una religión disruptiva. Me temo que los sectarios parecen ganar muchas veces cuando descartan la discontinuidad construida sobre la continuidad. Traducción: un salto cuántico en la estrategia puede no ser disruptivo (de los mercados) pero puede ser lo más fantástico que hayas hecho. Y superar a los disruptores. El incrementalismo, sin embargo, es pura supervivencia.

Me encantaría escuchar de la gente algo más de “esto es lo que somos, esto es lo que hacemos, y ahora vamos a conquistar el mundo, el año que viene, sin presiones”.

La pseudo búsqueda de la Madre de todas las Disrupciones Eureka está sobrevalorada y suele acabar en lágrimas.

_______________

Para ver el articulo original por favor da clic en esta liga

© The Chalfont Project Limited 2021. All rights reserved

All articles supplied by [The Chalfont Project Limited] whether by access to digital resources or directly to any individual or company (collectively “the Content”) are copyright The Chalfont Project Limited. Copying, reproducing, distributing, modifying, or transmitting the Content or any part of the Content is prohibited. Other than as expressly granted to any person or organization, no rights over the Content are granted or implied. “Viral Change™” is a registered trademark of The Chalfont Project Limited (TCP). The Chalfont Project has granted permission for Proyectum to publish material in Spanish on their company Blog. Material must be represented in its original form and clearly marked as copyrighted material. No other licenses or permission for use or publication is allowed or implied by this agreement.

Comentarios

comentarios

Volver